ADICCIÓN A LAS COMPRAS


1.-¿Qué es?

En los casos de compra compulsiva la persona vive la necesidad de comprar algo de forma inmediata. Ésta fracasa continuamente al intentar contener el impulso de compra ya que es irreprimible. Cuando se produce la compra, la persona vive un momento de calma y bienestar, pero este sentimiento dura cada vez menos tiempo. Esta compra se realiza para intentar aliviar estados emocionales bajos.

2.-¿Hay diferencias entre hombres y mujeres?

Por lo general, los hombres compran más automóviles, aparatos electrónicos, informáticos o de fotografía. Las mujeres tienden a invertir más dinero en productos de belleza, ropa y complementos.

3.-¿Cuáles son las características de esta adicción?

Es habitual el establecimiento de relaciones ambivalentes (sentimientos y emociones opuestas) con otras personas. En muchas ocasiones, estas personas están endeudadas por las grandes cantidades de dinero invertidas. Es incapaz de controlar su deseo de compra, no puede evitarlo, y niega tener un problema o adicción. Antes de la compra la persona tiene sentimientos de ansiedad y después de la compra de tristeza y culpabilidad; además de una constante sensación de soledad. La compra compulsiva está relacionada con trastornos de ansiedad, depresión y baja autoestima. 

4.-¿Cómo diferenciar la compra compulsiva de la compra impulsiva?

En la compra impulsiva, este deseo o impulso se mantiene a corto plazo, en cambio en la compra compulsiva es un impulso repetido en el tiempo. La compra impulsiva tiene lugar durante estados emocionales positivos, en contraposición a la compra compulsiva, que tendrá lugar durante estados emocionales bajos. En compras con impulsividad no se producen interferencias en el sujeto, y después de la compra la persona se siente bien, no culpable ni triste tal y como sucede en la compra compulsiva. Las compras que realiza la persona impulsiva suelen ser habitualmente de bajo coste y de baja implicación. En la compra compulsiva no afecta la implicación ni el precio del objeto de compra, la persona puede llegar a arruinarse, gastando más dinero del que puede permitirse.

5.-¿Qué situaciones hay que tener especialmente en cuenta?
  • La persona compra en soledad.
  • Las compras online, facilitadas por el anonimato y la discreción.
  • Las épocas más peligrosas como la navidad o las rebajas, que pueden producir en la persona mayores impulsos de compra.

6.-¿Qué medidas se pueden tomar?
  • La persona afectada necesita que otra persona lleve un control de su dinero.
  • Es necesario elaborar un presupuesto mensual y ajustarse a él.
  • El trabajo con las actividades diarias es muy importante: es necesario controlar qué compra, cuánto cuesta, en qué condiciones realiza la compra y sus consecuencias.
  • No utilizar tarjetas de crédito.
  • Si le gusta algo, no debe comprarlo en el mismo día. Debe esperar a que pase un tiempo, para aprender a controlar los impulsos poco a poco.
  • A la hora de ir a comprar, esta persona debe ir siempre acompañada.
  • Aprender a realizar actividades placenteras que no supongan un coste económico a la persona (salir a correr, pasear por el monte…).
  • Solicitar ayuda psicológica donde deberá: aprender a controlar la ansiedad (controlando la respiración, practicar relajación…), aprender a comprar de forma racional y a afrontar las situaciones problemáticas así como identificar las situaciones de riesgo, ya que las recaídas son frecuentes. 

A modo de resumen les dejo un vídeo que explica de manera clara y breve en qué consiste esta adicción. 



Gracias por visitar nuestro blog Psicólogos Teruel.


Aintzane Solís Arrieta. Licenciada en Psicología. Especialista en Drogodependencias y otras adicciones. Puedes contactar conmigo a través de mi email o mediante mi cuenta de Google +

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTA Y EXPRÉSTAE, TU OPINIÓN ES IMPORTANTE:

PUBLICACIONES MÁS LEIDAS